El Cibercrimen en Latinoamérica

cibercrimen en latinoamerica

La cantidad de ataques cibernéticos en América Latina aumentó un 24% en lo que va del año en comparación con los primeros ocho meses de 2020, según un informe presentado el martes, que advierte sobre la creciente amenaza del malware

El Panorama de Amenazas en América Latina 2021, elaborado por el gigante ruso de la ciberseguridad Kaspersky y presentado este martes en una rueda de prensa virtual, indica que el rápido incremento frente a los ciberataques se está reflejando en todos los países de la región, con excepción de Costa Rica Un ligero aumento del 2%.

La recuperación, que llega en medio de un auge del trabajo remoto por la pandemia, la lidera Ecuador, con un aumento del 75 %, seguido de Perú (71 %), Panamá (60 %), Guatemala (43 %) y Venezuela (29%)., según el informe basado en datos obtenidos por las soluciones de Kaspersky instaladas en usuarios de la región.

 

Países más Vulnerables al Cibercrimen

Y aunque algunas de las empresas de Brasil (56,25% del total), México (22,81%) y Colombia (10,20%) han hecho referencias a más casos, no son considerados como los más fuertes, existen países de Latinoamérica mucho más vulnerables a los ataques.

Cifras de expertos muestran que, en este rubro Argentina es también el país menos seguro, con una probabilidad «muy alta» de que un ciberdelincuente apunte a una empresa, seguido de México; Mientras que Perú es el país menos peligroso y el atentado tiene «la mitad de probabilidades de que ocurra en Argentina»

Con unos 5,000 ataques al día (1,3 millones en 9 meses), el «dolor de cabeza» más grande en el área sigue siendo «Ransomware», un crimen en el que Cintons Cintons logra cifrar información de computadoras o equipos y requisitos de «rescate» «para las víctimas para desbloquear su dispositivo y liberar sus datos.  

«Los criminales no pasaron nada para comenzar el ataque, entonces la extorsión», por lo que se propaga en la región, mantiene la sociedad rusa, también advirtiendo sobre las vulnerabilidades de las conexiones lejos y vinculan el aumento en los casos con meses difíciles: marzo y abril, con una recuperación de nuevo en septiembre.  

Los expertos también atraen riesgos a dispositivos móviles, incluidos Kaspersky, que registró 1.2 millones de ataques este año en países analizados alrededor de 140,000 por mes.  Brasil, Perú y Colombia son lo que es probable que los países se sometan a un ataque móvil, mientras que Argentina y México son los más seguros

 

¿Cuál ha sido el crecimiento de los ciberataques en Latinoamérica?

El informe LexisNexis Risk Solutions destaca que América Latina ha tenido la tasa más alta de ataques cibernéticos de cualquier región del mundo. México ocupa el cuarto lugar en la lista de ciberataques después de Estados Unidos, Canadá y Brasil

La primera mitad de 2020, de enero a junio, experimentó un fuerte crecimiento del volumen de transacciones en comparación con el mismo período de 2019, un período en el que el volumen total de ataques iniciados por humanos en todo el mundo también experimentó un crecimiento. 

Así lo revela el informe semestral de ciberdelincuencia de LexisNexis Risk Solutions, que muestra que el aumento de las transacciones está asociado al crecimiento de la actividad real de los clientes debido a los cambios en los hábitos de consumo

En particular, Brasil y México han aumentado la lista de países que causan la mayor cantidad de ataques cibernéticos hechos por el hombre. Actualmente son tercero y cuarto, detrás de Estados Unidos y Canadá. 

Un ejemplo de una red de phishing en América Latina son los numerosos estafadores que tienen como objetivo cuatro bancos y dos pasarelas de pago en Brasil, donde se estafan más de $275,000. Solo esta red incluye 1600 dispositivos, 9300 direcciones de correo electrónico y 500 números de teléfono.

Los empresarios de comercio electrónico han visto un ligero repunte en los pagos digitales, así como importantes patrones de ataque coincidiendo con el período de cuarentena. Estos ataques incluyen la apropiación de cuentas y otros fraudes de contracargos.

Rafael Costa Abreu, director de identidad y fraude del LexisNexis Risk Solutions para LATAM, señaló:

«América Latina ha sentido el impacto de COVID-19 con fuerza, a medida que los negocios digitales continúan transformándose y evolucionando para satisfacer las necesidades de una base de consumidores cada vez más digital. Sin embargo, esto no debe ocurrir a expensas del aumento del fraude. (…) Debemos identificar y bloquear a los defraudadores, ya sean oportunistas o redes de fraude, en el momento en que realizan las transacciones. El intercambio de conocimientos debe ser tan fundamental para los negocios globales como para los ciberdelincuentes que los atacan».

 

Colombia ocupa el 3er lugar en el ranking de Cibercrimen en Latinoamérica

En 2020, el creciente auge digital por la epidemia del Coronavirus, que estimuló una gran cantidad de transacciones electrónicas diferentes creadas por el aislamiento y las largas jornadas laborales desde casa, además resulta que en Colombia de fraudes financieros se llevarán a cabo a través de diversos canales de tipo digitales

En América Latina, por ejemplo, se ha producido un aumento de las reclamaciones fraudulentas, conocidas como autoengaño o fraude amistoso, y los delitos cibernéticos, como consecuencia del deterioro de la situación económica.

Por este motivo, los métodos de ciberseguridad en colombia para proteger tanto los datos personales como las transacciones de los clientes se han convertido en un factor importante para aumentar la concienciación de los consumidores sobre la seguridad.

Por otro lado, a medida que los consumidores priorizan cada vez más la seguridad y la privacidad, las empresas están implementando un nuevo enfoque de la seguridad en sus políticas, ya que las empresas han utilizado diferentes métodos en el pasado.>

Los métodos de autenticación se basan en las acciones del cliente, como recordar contraseñas, responder preguntas y recibir tokens de acceso por una vez. Sin embargo, es muy frágil.

Como resultado, el estudio encontró que nueve de cada diez empresas dijeron que habían desarrollado e implementado una estrategia sólida para mejorar la experiencia digital del cliente durante la pandemia y, por lo tanto, invirtieron el 47 % en software y métodos de detección de fraude.

Las cifras del estudio muestran que, durante la pandemia, las organizaciones que invierten en experiencias digitales y prevención de fraude han tenido un mejor desempeño que aquellas que limitan sus inversiones en esta área.

 

Latinoamérica en la Mira

Hablando de un Top 20 en referencia de Malware (programas maliciosos) producen un promedio de 35 ataques por segundo en el área, con Brasil al principio (1,390 veces en minutos), seguido de México (299 por minuto), peruano (96), Ecuador (89) y Colombia (87). 

La investigación destacó que la alta proporción de programas piratas es un factor determinado para el terbercrime. Los ainicanos abre la puerta al ciberglass a través de programas de piratas, lo que permite que las redes electrónicas tengan un control completo de los dispositivos infectados.

 «Para lograr la intrusión, los delincuentes también son válidos de PDF y Trojan Web (un malware se disfraza como un software legítimo) para el vuelo de los datos de la tarjeta de crédito. Durante este tiempo, el ataque» Phishing «o Ingeniería Social (por mensajes de fraude) ha disminuido, aunque algunos países de la región siguen todavía entre los países más atacados del mundo, este método.  

Por otro lado, Venezuela (7.19%) y la República Dominicana (5.62%) se encuentran entre los países, al menos ataques técnicos sociales en todo el mundo.

 

Cibercrimen en Latinoamérica y el Covid

El phishing en línea, el secuestro de datos y las estafas por correo electrónico están aumentando en América Latina en medio de la pandemia de coronavirus, lo que demuestra los riesgos que los piratas informáticos representan para las personas, las instituciones financieras y los gobiernos.

Si el pasado sirve de indicación, América Latina no está en gran medida preparada para hacer frente a esta nueva ola de ciberdelincuencia.

Los grupos criminales existentes también pueden recurrir al ciberdelito como una «alternativa a la renta perdida», ya que las economías infames sufren interrupciones similares a las economías disruptivas en las cadenas de suministro y distribución, escribieron analistas de Global Initiative en un informe publicado en marzo.

Un ejemplo de ello es Costa Rica, donde se observó una aplicación de violación de datos llamada COVIDLock se extendió por todo el país en la segunda quincena de marzo. 

Atacó a personas y empresas. COVIDLock se ha aprovechado del miedo de la gente a la pandemia para crear mapas interactivos de la propagación del virus que, según se dice, ayudan a contener la propagación. 

En cambio, la aplicación pirateó el dispositivo de la víctima y exigió un rescate en bitcoins. La eliminación de datos provocó una alarma en uno de los bancos nacionales de Costa Rica, alertando al departamento de seguridad sobre una amenaza cibernética.

México y Brasil ocuparon el séptimo y octavo lugar, respectivamente, en cuanto al número de ciberataques en el mundo, según una estimación publicada por Europol en 2018.

Latinoamérica tiene una tasa muy alta de uso de Internet, pero carece de la preparación para combatir el delito cibernético. Por lo tanto, con el gobierno imponiendo medidas de cuarentena más estrictas para contener la pandemia de coronavirus, las personas, las empresas y la infraestructura crítica estarán en riesgo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion